La industria de rosas son una de las más grandes industrias en Colombia, y consolida un modo de
relación entre la ciudad y el campo que son propios de la región central colombiana.
Estas industrias, constituyen un marco y un medidor del crecimiento de Bogotá frente a su periferia. Las cantidades importantes de flores desechadas tras las cosechas: vegetación que se convierte en producto industrial. Y los invernaderos: arquitecturas efímeras que se construyen alrededor de los cultivos, y que encapsulan la vegetación y la aíslan del exterior. Son elementos y materiales que utilizamos para este trabajo.
Estos dos elementos, desecho y arquitectura, se instalan en el campo pero pertenecen a las dinámicas de ciudad.
La instalación que proponemos son unos bloques hechos de flores desechadas por los cultivos, utilizando una técnica similar a la que era empleada en construcciones rurales tradicionales. El material del que está elaborado el muro, sique su proceso natural de descomposición. El muro erigido en principio como una barrera en el espacio, amenaza con desintegrarse tras el paso del tiempo.